¿Qué es Seitai?

El Seitai es una actividad cultural dedicada a la investigación del ser humano y la salud, que observa y promueve el movimiento espontáneo regenerador, que se da de forma diferente en cada uno de nosotros, y nos enseña a aprender de él.

El Seitai es mucho más que un conjunto de prácticas, es una filosofía o cultura de vida, respeta el movimiento de la vida desde la concepción y puede revertir en la manera en que afrontamos el embarazo, el parto, el crecimiento, la educación, las relaciones humanas en el trabajo, familia, amigos, pareja, etc…

 

Conceptos Básicos del Seitai:

Orígenes

Haruchika Noguchi (Japón, 1912-1976), reconocido como uno de los mejores terapeutas tradicionales del Japón, creó y desarrolló la enseñanza del Seitai en los años cuarenta, después de ejercer como terapeuta durante veinte años.

Katsumi Mamine, discípulo directo de H. Noguchi, introdujo el Seitai en Cataluña en 1972 fundando la escuela Seitai de Barcelona en la cual ha desarrollado su actividad docente, aportándonos nuevos conocimientos a partir de su propia experiencia y extensa investigación.

Haruchika Noguchi

Haruchika Noguchi

 
img_seitai-katsumi

Magda Barneda y Katsumi Mamine, 1973

Autorregulación del Cuerpo

El Seitai nos habla del cuerpo como un ser vivo que constantemente desea realizar su vida, y para ello busca continuamente mantener un equilibrio interno frente a la realidad externa. Cuando bostezamos, suspiramos, parpadeamos o tosemos, nuestro cuerpo intenta recuperar una amplitud perdida, un lugar íntimo de calma, y esta autorregulación, sin la cual nuestra existencia no sería posible, nuestro cuerpo la realiza espontáneamente.

A veces la expresión intensa de este deseo se manifiesta en diferentes síntomas (fiebre, dolor, tos, etc…) que acostumbramos a ver negativamente, sin reparar en el papel que juegan como reajuste corporal. El Seitai nos propone reconocer estos síntomas como una manifestación de la necesidad de reajuste de nuestro organismo.
Este reajuste se consigue a través del movimiento espontáneo de nuestro cuerpo mediante la coordinación de su CVP (Cráneo, Vértebras y Pelvis).

La CVP

La CVP (Cráneo, Vértebras y Pelvis) constituye la parte rectora del organismo y es la máxima organización de todas las asociaciones celulares del mismo. Más concretamente, la CVP se compone de cinco cavidades:

1.Craneal (centro del sistema nervioso)
2.Pectoral y hombros (centro del sistema locomotor, combustivo y respiratorio)
3.Digestiva (centro del sistema asimilocirculatorio)
4.Urinária (centro del sistema eliminatorio)
5.Pélvica (centro del sistema reproductor y regenerador celular)

Para conseguir mayor vitalidad, se necesita establecer una gran coordinación entre el cráneo, las vértebras y la pelvis a través de los cinco movimientos: vertical, frontal, lateral, rotatorio e interior-exterior o central. Esta coordinación es la absoluta interdependencia de los cinco sistemas orgánicos y de todas las actividades del ser vivo (energéticas, orgánicas y psíquicas).

Mediante las prácticas del Seitai se cultiva la coordinación natural de la CVP.

La Osei

Es la capacidad natural de reaccionar a los estímulos de una forma unificada (motriz, biológica y psíquica) para conseguir el equilibrio vital y la adaptación.

Existen cinco Oseis, cada una de ellas puede ser activa o receptiva, creando así diez maneras de percibir el mundo y reaccionar frente a él. Cada ser humano posee una combinación única de estas cinco Oseis:

Vertical:
Psique contemplativa, capacidad de organizar, planificar, pensamiento filosófico, visión objetiva. Cavidad craneal y sistema nervioso central.

Frontal:
Psique pragmática, capacidad de encontrar el camino más corto, eficacia, pensamiento técnico. Cavidad pectoral y sistema muscular y respiratorio.

Lateral: Psique emocional, capacidad comunicativa, mediadora, búsqueda de la convivencia amistosa. Cavidad abdominal y sistema asimilo-circulatorio.

Rotatoria: Psique competitiva, capacidad de vigilar el entorno cercano, marcar el territorio propio, proteger a los débiles frente al enemigo. Cavidad urinaria y sistema eliminatorio.

Central: Psique afectiva, absoluta e instintiva, capacidad de realizaciones diminutas, lo invisible o espiritual, amor-odio, confianza-desconfianza. Cavidad pélvica, sistema reproductor y regenerador celular.

Tensión Parcial Excesiva (TPE)

El movimiento fundamental de la vida es el de tensión-distensión, movimiento que podemos ver en el corazón, en los pulmones y que se da en todos los tejidos del organismo.

El ser humano se pone en tensión para realizar cualquier tipo de actividad, es natural e inherente al hecho de estar vivo. Cada individuo se pone en tensión de manera diferente, así ante un mismo hecho, unas personas tensen el cuello, otras los hombros, el estómago, los riñones o las piernas, a unas se les quita el hambre, a otras les da por comer, etc.

Cuándo en el organismo se acumula un exceso de tensión en una zona específica, diferente en cada persona, esta zona queda bloqueada y excluida del movimiento global de tensión-distensión y a esto le decimos Tensión Parcial (TP).

Para liberar esta tensión el cuerpo pone en marcha mecanismos autónomos como bostezos, movimientos espontáneos, sueños, etc. Cuando esto no es suficiente el cuerpo se manifiesta a través de inflamaciones, erupciones cutáneas, fiebre, resfriados, etc. Y así recupera el equilibrio perdido.

Sin embargo, si la tensión persiste y no se resuelve de manera espontánea, se convierte en Tensión Parcial Excesiva (TPE), un problema que constituye el principal factor de enfermedades, traumatismos, estrés, conflicto en las relaciones, etc. Recuperar el equilibrio del cuerpo para vivir plenamente es el objetivo del Seitai, para ello nos propone observar y apoyar las manifestaciones espontáneas de nuestro cuerpo que contienen la información necesaria e imprescindible para conseguirlo.

La analogía del León: Para ser eficaz el león tiene que estar totalmente concentrado, con todo su cuerpo en tensión, antes de lanzarse sobre su presa, capturarla y satisfacer su hambre, cumpliendo así con una necesidad vital. Una vez ha comido, se pasa horas dormitando, estirándose, jugando, relajándose para recuperarse del esfuerzo. Muchos de nosotros acumulamos tensión, tanto física como emocional, durante largas horas de trabajo, a casa o en acontecimientos sociales pero no dedicamos tiempo a liberarla ni respetamos nuestro deseo interno espontáneo de recuperación debido a ideas preconcebidas.

Las Prácticas:

Katsugen Undo

Esta práctica consiste en sentir el estado de nuestra CVP (Cráneo, Vértebras y Pelvis) estimulando el movimiento espontáneo propio del cuerpo. En la medida que este movimiento es más fluido, es decir que existe una mayor coordinación de la CVP, nuestro cuerpo no sólo se regenera, sino que también se expresa psíquica y corporalmente de una manera más auténtica y más de acuerdo con su naturaleza.

Yuki

El Yuki consiste en atender nuestro organismo a través de las manos. Puede realizarse de forma individual, de manera intuitiva, poniendo las manos sobre la boca del estómago, el vientre, etc, o en pareja consiguiendo una comunicación mutua.

En una de las prácticas en pareja, el actor coloca las manos sobre la columna vertebral del receptor y va descubriendo algún endurecimiento, falta de movimiento o de respiración, va sintiendo su estructura orgánica y conectando con la persona. Cada vértebra está relacionada con una función orgánica, psíquica y motriz, a través de sentirlas podemos percibir el grado de coordinación de la CVP (Cráneo, Vértebras y Pelvis) e incrementarlo.

Después de las prácticas es habitual tener una sensación íntima de que algo en nosotros se ha renovado: la respiración se profundiza, la mente se vacía, surge un nuevo estado de ánimo fruto del cambio corporal.

Gyoki

El Gyoki consiste en prácticas por aumentar la concentración y desarrollar la capacidad de captar el Ki, la energía vital, a través de ejercicios respiratorios. Un ejercicio, por ejemplo, es imaginar que se está respirando por toda la columna, desde la nuca inspirando hacia abajo, sintiendo el estado de cada una de las vértebras.

Observación y Comprensión del Taiheki

El Taiheki, que es hereditario, es la combinación particular e irrepetible que posee cada individuo de las cinco Oseis, en la cual una o dos actúan más intensamente.

Para comprender el Taiheki es básica la observación de nuestro movimiento espontáneo y el de los demás. Esto nos ayuda a comprender mejor y respetar nuestra naturaleza y la de cada individuo y así relacionarnos mejor con nosotros mismos, con los demás y con el entorno.

La analogía de les plantes: hay infinidad de plantas cada una con necesidades específicas, unas necesitan más agua, otras más sol, otras una temperatura determinada. Un cuidador de plantas no se pregunta por qué una planta requiere más agua o menos, simplemente le administra la adecuada para su necesidad.

Al igual que las plantas, cada persona tiene necesidades vitales específicas, dadas por su Taiheki. No entenderlas es una fuente de problemas. Por ejemplo, el que una persona necesite más afecto o más atención, nos puede molestar, podemos interpretar que es una persona caprichosa y a menudo negarle lo que necesita. Comprender y respetar nuestras necesidades y las de los demás es una manera de respetar y cuidar la salud y la vida.

Seitai Soho (Orientación Individual)

El Seitai Soho atiende al alumno individualmente para señalarle lo más fielmente posible su Tensión Parcial Excesiva, para que el mismo pueda, de forma ajustada a su estado real, recuperar y cultivar su coordinación CVP (Cráneo, Vértebras y Pelvis) y la flexibilidad de su manifestación espontánea.

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?